El Pez Kobis prisionero del Pirata Barba Negra

Después de trabajar muchos días adornando el mar con las piedras de colores que habían encontrado el el cofre, la bella pecesita y el Pez Kobis, se pusieron a descansar.


Y de pronto...

Un gran anzuelo cayó sobre el cofre y fue levantado con mucha rapidez hacia la superficie.

Un bozarrón de trueno, se escuchó:

- ¡¡¿¿DÓNDE ESTÁ MI TESORO??!!.

El Pirata Barba Negra saltó al agua y allí vio al Pez Kobis, a la pecesita y a todo su tesoro desparramado por el fondo del mar.

Muy rápido, apresó con sus manos al Pez Kobis y le dijo a la pecesita:

- ¡Recoge todo mi tesoro antes de que oscurezca, o me como a este pez esta misma noche!

Metió a Kobis en una gran jaula para peces y salió del agua.

- ¡Nada puedo hacer yo solita!, se dijo la pecesita.

Nadando muy rápido fue a buscar al Gran Tiburón y entre los dos liberaron al Pez Kobis.

Los tres amigos, muy apurados, abandonaron esas Islas Lejanas para no volver nunca más.


Publicar un comentario

Entradas populares